Agentes de la Estación de Fauna Autóctona recuperaron una cría de mono caí que provenía de la venta ilegal

20 abril 2021

Compartir en redes sociales

Agentes de la Estación de Fauna Autóctona recuperaron una cría de mono caí que provenía de la venta ilegal

“El mascotismo de especies silvestres es una forma de maltrato animal”, sostuvo Luciana Borrelli, médica veterinaria a cargo de la EFA.

Agentes de la Estación de Fauna Autóctona de la Provincia dependiente de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable recuperaron una cría de mono caí que provenía de la venta ilegal. El animal fue trasladado al centro de rehabilitación al cuidado de un equipo especializado. Su estado de salud es óptimo y cursa un período de adaptación para incorporarlo junto a otros ejemplares.

“Terminar con la venta ilegal y el mascotismo de fauna silvestre es un desafío grande que tenemos como sociedad. Además de concientizarnos sobre el mal que les hacemos a las especies silvestres, es importante saber que este tipo de prácticas también pueden ser muy peligrosas para las personas” sostuvo Luciana Borrelli, médica veterinaria a cargo de la EFA.

La profesional especificó que el mono caí fue rescatado con aproximadamente un mes de vida “lamentablemente este animalito, no adquirió de su madre ninguna enseñanza para sobrevivir en la naturaleza, porque fue arrebatado y luego vendido. Esta situación conlleva a que probablemente no pueda volver a su hábitat”.

“La captura para la venta, el tráfico ilegal y la tenencia de animales silvestres como mascotas, no solo están prohibidos por ley sino que constituyen una forma de maltrato animal” enfatizó Borrelli.

La venta y mascotismo de especies silvestres son prácticas penadas por la Ley de Fauna que perjudican a los animales ya que para ser alejados de sus madres, generalmente éstas son cazadas al igual que otros miembros de la manada. Los ejemplares son transportados en condiciones de hacinamiento para la venta, lo que provoca que gran parte del cargamento no sobreviva. A nivel ecosistémico, los que son extraídos del ambiente natural, dejan de cumplir su rol afectando a toda la cadena de la que forman parte.

De la misma manera, las especies silvestres mantenidas en domicilios como mascotas son sometidas a una alimentación que no es la suya y por lo tanto, deficiente. El encierro, genera cambios repentinos de comportamiento, problemas fisiológicos, de crecimiento, estrés y al llegar a la madurez sexual agresividad.

También pueden ser portadores y transmitir a las personas enfermedades como psitacosis en el caso de algunas especies de aves, rabia y otras enfermedades zoonóticas.

 

 

Noticias relacionadas